Noté este anillo en Roberta. ¡Así me entero de que ibas a pedirle matrimonio a Violeta! Ah, sí. ¡¿Cómo se te ocurre?! ¿No te bastó casarte una vez? ¡Ay! ¡Ese no vale, solo duró solo una semana! ¿Y? ¿qué te respondió? No le pregunté. Me di cuenta de que estaba siendo impulsivo. Oh. Qué atípico de tu parte. Esa es una señal de madurez. ¿Verdad que sí? Además, cuando iba a preguntarle apareció otra persona y decidí que no era tiempo de sentar cabeza. Retiro lo dicho, qué típico de tu parte. ¡Saber lo que no quiero también es señal de madurez!<<< Roboberta y el anillo.

Share